Publicado: 27 de Junio de 2018


Sobre Atención Plena y Atención Sabia

Teniendo presente las enseñanzas de mis Maestros, siempre escuché hablar de "Sati" como una expresión que significaba mucho más que la traducción inglesa de "mindfulness".

 Es lamentable que en la lengua castellana se emplee este anglicismo, que limita el concepto, y se olvide el sentido original en pali o sanscrito. 

"Samma-Sati" es el séptimo aspecto del Óctuple Sendero y entendiendo este como un Todo.

 Sati suele traducirse como "atención" y a veces como "atención consciente", cuando el sentido literal de "samma-Sati" es memoria o recuerdo, como referencia al acto de "recordar o recuperar la memoria", es decir "reconocer" nuestra condición despierta a través de la "Atención Sabia", mientras que "Atención Plena" hacía referencia a los Preceptos (Sila). 

Thich Nath Hang lo expresa claramente cuando habla de Las Cinco Prácticas de la Atención Plena,en relación a los Cinco Preceptos y así lo escuché también de los labios de mis Maestros. Sería bueno leer el Sutra de los Fundamentos de la Atención (Satipatthana Sutra).


En el Anguttara Nikaya Sutra, uno de los Escritos fundamentales en el Theravada, se lee claramente (III-68) :
"Amigos, enseña el Buddha, ¿y cuál es la causa?, ¿cuál es la razón para el no-surgimiento del odio que aún no ha surgido y para su desvanecimiento si ya ha surgido?"
"La liberación del corazón por medio del Amor Incondicional", sería la respuesta. No surgirá el odio que no haya surgido y el odio que ya haya surgido se desvanecerá,en aquel que preste "Atención Sabia" a la liberación del corazón por medio del Amor Incondicional".


Este es sólo un ejemplo de cómo se hace necesaria recordar las Fuentes si, tal y como expresan los divulgadores del mindfulness, sus orígenes están en el Dharma enseñando por el Buddha y, por tanto, no es posible desprenderle de sus fundamentos y comprenderlo como un Todo. Sila, Samadhi y Prajna, así como los diversos aspectos del Óctuple Sendero van juntos y se practican a un tiempo. 

Unn delincuente, un francotirador, tienen una atención plena pero completamente "desatinada", expresión que encontramos en el Anguttara Nikaya varias veces. 

Lo que llaman mindfulness no pasa la mayor parte de las veces de una mera relajación, enseñada como mera técnica de usos múltiples. Nadie duda de la eficacia de la misma en el terreno de la salud o educación, para combatir el estress, etc., pero si hablamos de Atención en el sentido budista o nos remitimos a estas Fuentes, sería bueno recordar su sentido original. Jung y Reich, en el "Secreto de la Flor del Oro", lo expresan claramente cuando afirman: "En realidad, poco o nada depende de la práctica, todo depende de la persona. La práctica adecuada en manos de la persona inadecuada, se convierte en una práctica inadecuada".


 Atención Sabia y Atención Plena no son edulcorantes de la conciencia y adormecedoras del compromiso vital y social, más bien al contrario, e implican un fuerte componente ético y, por tanto, transformador. Todo lo contrario sería cultivar una atención completamente "desatinada" y, como bien me recordaba Pawö Rinpoche, "es muy peligroso para el ser humano el uso de sus energías sin ser dueño de si mismo. Para evitar esto, el meditador debe tener establecido el Dharma en su corazón y alejarse de los dharmas mundanos". Puede parecer que éstos, los dharmas mundanos, están tomando ventaja pero es mera apariencia, una moda efímera en el tiempo. Volvamos a las Fuentes, empleemos la palabra Meditación, con todo su fundamento transformador

Alejandro Torrealba Alvarez
Dharmamitra